• Ignacio Arroyo Montes

Introducción a las variaciones más significativas en el IPC

El Índice de Precios de Consumo (IPC) mide la evolución del conjunto de precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España.

Los productos seleccionados en la cesta de la compra del IPC se incluyen teniendo en cuenta la importancia del gasto que se hace de cada uno de ellos. La fuente principal utilizada para medirlo es la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF), que emite información detallada sobre la estructura de consumo de esos productos, presentados en 12 grandes grupos cuyo peso se pondera en función del gasto.

Una de las características más destacables del IPC es su capacidad de adaptación permanente a los cambios tanto en el mercado como en los hábitos de compra (gracias, entre otras mediciones, a la EPF); por lo tanto, las modificaciones en las pautas de consumo de los hogares es tenida en cuenta mediante la revisión anual de la cesta de la compra. Como consecuencia de estos ajustes, la cesta de la compra del IPC varía en número de artículos de manera anual (en el último año, se ha mantenido en 489 artículos).

Según los últimos datos del INE, destaca la incorporación en la nueva base de los notebooks y las tablets,en lo referente a materiales para el tratamiento de la información. También destaca la incorporación de nuevos servicios de estética, como la fotodepilación y la depilación láser, y el logopeda.


La variación anual, con respecto a 2011, muestra una tendencia positiva en los siguientes grupos: transporte (2,9), enseñanza (2,8), vivienda (2,6) y los grupos de alimentos y bebidas alcohólicas, no alcohólicas y tabaco (0,6 y 0,7). Por el contrario, para los siguientes grupos, la tendencia es descendiente: comunicaciones (-3,3), vestido y calzado (-2,9%), menaje (-2,5%), medicina (-2,1%), ocio y cultura (-1,3), otros bienes y servicios (-1,2) hoteles, cafés y restaurantes (-0,5).

La siguiente tabla expone las ponderaciones del IPC nacional por clase de producto en una variación de cinco años, con los valores de tendencia positiva en esta franja temporal.

La primera columna expresa la clasificación del grupo al que pertenece cada clase que ha aumentado, y por fila se puede leer la rúbrica y el índice de crecimiento.


En resumen, se aprecia un aumento en 48 clases, siendo los grupos que han aumentado en cinco o más clases los siguientes:

  1. Transporte, con nueve clases. Entre ellas: “carburantes y lubricantes” con un 9,2, el valor máximo de todas las clases del grupo para el período de cinco años; “mantenimientos y reparaciones”, con un 5,2; y “transporte por carretera” con un 0,98. Por debajo ya de esta cifra, “otros servicios de transporte”, “transporte aéreo”, “otros combustibles” y, por último, “otros servicios relativos a los vehículos” (0,32).

  2. Vivienda, con siete clases en aumento: “electricidad”, con un 7,3 (el segundo valor más alto detrás del que componen los carburantes y lubricantes), “alquiler” (3,5), “recogida de basuras” (2) y “distribución de aguas” (1,3). Por debajo de esta cifra y hasta un valor de crecimiento mínimo situado en el 0,36 se ubican: “gas”, “conservación de la vivienda” y “materiales para la conservación de la vivienda”.

  3. Menaje, con seis clases en aumento, muestra los siguientes valores: “Servicio doméstico y otros servicios para el hogar” (2,5) y “artículos no duraderos para el hogar” (1,8). Por debajo de 0,5 se encuentran las siguientes clases: “textiles para el hogar”, “herramientas para la casa y el jardín”, “utensilios de cocina” y “electrodomésticos y reparaciones”.

  4. Otros servicios, también con seis clases en aumento, presenta: “artículos para el cuidado personal” (3,9), “servicios para el cuidado personal” (2,5), “seguros médicos y seguros de vivienda” (1,5), “otros servicios” (1,3) y, con valores inferiores al uno, “los servicios sociales”, “otros artículos de uso personal”, “otros seguros”, “servicios financieros” y “joyería”.

  5. Ocio y cultura, con cinco clases en aumento y valores en torno al uno: “servicios culturales”, “floristería y mascotas”, “imagen y sonido” y “viajes organizados”. En torno al 0,5 “artículos recreativos” y “material de papelería”.

En referencia a los demás grupos, destaca el crecimiento de las siguientes clases:

  1. “Equipos y servicios telefónicos” (2,5) en el grupo de las comunicaciones.

  2. “Servicios dentales” (2,5) y “otros servicios médicos y paramédicos” (0,9) en el grupo de medicina.

  3. “Tabaco” (1,3) en el grupo de bebidas alcohólicas y tabaco.

Como bien se aprecia en estos incrementos del valor para el IPC, una gran variedad de clases de productos de consumo que presentan un aumento considerable suponen servicios y productos con un marcaje impositivo, o bien servicios cautivos para el usuario final, como bien pueden ser los carburantes y lubricantes, la electricidad, equipos y servicios telefónicos, recogida de basura, alcantarillado y otros servicios, tabaco o la distribución de agua, lo que, con las nuevas bases impositivas aprobadas para los próximos meses, se dibuja un panorama creciente tanto de estas mismas categorías con respecto al resto como, en consecuencia, del propio IPC.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo