• Ignacio Arroyo Montes

La heterogeneidad en la clasificación socioeconómica de la población en las encuestas. Los casos de

La disparidad a la que hace referencia el título tiene su primera manifestación en las distintas denominaciones que se otorgan a la variable de clasificación. Así, la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), en su Estudio General de Medios (EGM), utiliza el término “clase social”, mientras que el Instituto Nacional de Estadística (INE) habla de “condición o categoría socioeconómica” y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de “estatus socioeconómico”.

A su vez, el concepto socioeconómico ya presenta conflictos en cuanto a la definición de los dos términos que lo componen. Si bien, por un lado, la clasificación económica puede simplificarse, por ejemplo, a través del nivel de ingresos del hogar familiar, la clasificación social presenta mayores complicaciones, toda vez que el concepto “social” es más complejo de definir.


En el EGM se utiliza la matriz bidimensional elaborada por ESOMAR a partir de las variables “ocupación” y “nivel de estudios alcanzado por el sustentador del hogar principal”. El resultado de esta combinación de variables son 5 clases sociales: alta (A), media-alta (B), media-media (C), media-baja (D) y baja (E).

El INE, en la Encuesta de Población Activa, utiliza una combinación de la ocupación, la situación profesional y la actividad (esta última para distinguir el sector primario del resto) para determinar la condición socioeconómica. La variable “condición socioeconómica” está constituida por 18 categorías y una adicional para los “no clasificables por condición socioeconómica”.

El CIS ofrece los resultados del Barómetro cruzados por dos variables de clase social: la condición socioeconómica del INE (+ inactivos) y el estatus socioeconómico. La variable “estatus socioeconómico” se construye a partir de la variable “ocupación” (que el CIS elabora a partir también de CNO-94 del INE y de la CNAE-93) y de la variable “condición socioeconómica del INE  (+inactivos)”.

Por tanto, como se puede comprobar, la definición del concepto “socioeconómico” es un tema complejo que debe tomarse muy en consideración cuando se pretenden agrupar las diferentes tipologías sociales en pequeños grupos homogéneos (permitiendo así una segmentación óptima). A este problema conceptual se añade la dificultad para elaborar un indicador que sea universal (aplicable en todas las encuestas) y simple (construido a partir de pocas variables). En definitiva, cuanta mayor información al respecto se pueda obtener de la muestra y mayor cuidado se ponga por parte de los técnicos en el momento de analizar la información resultante, mejores serán los resultados y la afinidad de las conclusiones respecto a la población objetivo analizada.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo