top of page
  • Foto del escritorCreed España

La importancia de la cultura: cómo llegar a los consumidores de todo el mundo

La cultura es un factor clave en los estudios de mercado. Comprender la forma en que las diferentes culturas influyen en los comportamientos de los consumidores es fundamental para el éxito de las empresas en el mercado global. En este artículo, exploraremos su impacto en los estudios de mercado y de qué forma empresas como la nuestra y, en consecuencia, nuestros clientes, pueden adaptar sus estrategias a las diferentes culturas.



Antes de hablar sobre ello, es importante definir qué es la cultura. La cultura se refiere a las normas, valores, creencias y comportamientos que comparten los miembros de una sociedad. Estos elementos pueden variar ampliamente entre diferentes ámbitos y pueden influir en la forma en que los consumidores perciben los productos y servicios.


Es por ello que la adaptación de los estudios de mercado a estas divergencias es fundamental para obtener resultados precisos y útiles y, como consecuencia, las empresas deben tener en cuenta los diferentes contextos culturales al diseñar sus investigaciones, desde la selección de los participantes hasta la forma en que se presentan las preguntas.


Por ejemplo, en algunas culturas, los consumidores pueden ser más reacios a dar su opinión abiertamente, lo que puede afectar la forma en que responden a las preguntas de un estudio de mercado. En otras, las normas sociales pueden influir en la forma en que los consumidores interactúan con los productos y servicios.


No solo es importante esta adaptación en el momento inicial y en el planteamiento de la estrategia metodológica a seguir, sino también tenerlo en cuenta al analizar los resultados. Los mismos resultados pueden interpretarse de manera diferente en diferentes culturas.



Por ejemplo, una respuesta negativa a un producto o servicio en una cultura puede no ser necesariamente una mala noticia. En algunos lugares, las respuestas negativas pueden ser un signo de respeto hacia el investigador, lo que puede ser interpretado erróneamente por las empresas como una falta de interés en el producto o servicio. Por lo tanto, es importante tener en cuenta esto para llevar a cabo interpretaciones adaptadas.


A lo largo de los años, hemos visto muchos casos de éxito en los que las empresas han logrado adaptarse a diferentes culturas y mejorar sus resultados. Un ejemplo es Coca-Cola en México, cambiando su metodología de estudio para adaptarse a las comunidades indígenas locales. En lugar de utilizar encuestas y entrevistas individuales, que no son comunes en estas comunidades, utilizó metodologías de investigación participativa para involucrarlas en la identificación de sus necesidades y preferencias. Esto les permitió desarrollar productos y estrategias de marketing más efectivas y relevantes.


Otro ejemplo Unilever, cambiando su metodología en la India para adaptarse a la diversidad cultural y lingüística del país. En lugar de utilizar encuestas en inglés, que son poco relevantes para la mayoría de los consumidores indios, Unilever utilizó encuestas en varios idiomas locales y adaptó las preguntas para reflejar las realidades culturales y socioeconómicas de las distintas regiones del país.


Podemos afirmar, entonces, que la cultura es un factor clave y las empresas deben saber adaptar sus estrategias a las diferentes culturas para obtener resultados precisos y útiles. Es importante tener en cuenta los diferentes contextos culturales al diseñar y analizar los estudios de mercado, y muchos casos de éxito han demostrado que la adaptación puede mejorar significativamente los resultados de una empresa en el mercado global.


Si deseas contactar con Creed España, no dudes en enviarnos tus comentarios a través de nuestro formulario de contacto, nuestro correo electrónico o llamando a nuestro número de teléfono. ¡Estamos aquí para ayudarte!

Comentários


bottom of page